Dentro de unos meses, Emilio Sierra y sus dos socios abrirán un nuevo negocio en Planduviar, un pequeño municipio próximo a Broto. Gracias a las ayudas Leader que van a recibir a través de CEDESOR, rehabilitarán un edificio abandonado hace décadas y lo convertirán en la Quesería Bal de Broto, que dará empleo y movimiento económico en esta localidad. Pero para empezar con la producción quesera, desde finales de julio están haciendo pruebas en el vivero de empresas que ADECUARA tiene en Biescas.

 

El padre de Emilio es de la zona y cuenta que, cada vez que iba a visitarlo, veía más casas cerradas, más abandono, y “se me caía el alma al suelo”. Por eso, lo que inicialmente iba a ser una pequeña quesería se ha transformado en un proyecto que cambiará esa dinámica de despoblación, pues darán empleo a dos personas de la zona.

 

Aunque por el momento están haciendo pruebas de queso italiano, de pasta hilada, la idea que tienen estos tres emprendedores es elaborar quesos más tradicionales, de vaca y de oveja, intentando recuperar la tradición quesera de esa zona del Pirineo. Además, llevarán los nombres de algunos presos de lo que un día fue la cárcel de Broto, una manera de vincular el queso a los antiguos habitantes del valle y sus vivencias.

 

Emilio Sierra asegura que están “nadando a contracorriente”, pues según lo ve, la mayoría de nuevos negocios se centran en el turismo y pocos apuestan por la transformación agroalimentaria. Por eso, explica, “que te echen una mano para no ahogarte es muy importante”. Se refiere a la ayuda que están recibiendo en estos momentos en el vivero de ADECUARA en Biescas y a la subvención que les han concedido a través de CEDESOR.

 

Los primeros les han dado un espacio para empezar, allí han preparado las primeras pruebas de quesos de pasta hilada (como mozzarella o burrata), les han dado pautas para el trabajo y asesoramiento en temas sanitarios. Además, tienen la oportunidad de compartir experiencias con otros viveristas, “a veces te encuentras un poco solo en este sector y viene muy bien poder hablar con personas que tienen las mismas inquietudes”.

 

En cuanto a las ayudas Leader que recibirán a través de CEDESOR, tienen “una importancia capital”, pues la inversión inicial en el negocio es muy fuerte y el apoyo económico es necesario en el primer año. La falta de liquidez, recuerda, lleva a muchísimos negocios a cerrar sus puertas en los primeros 12 meses de vida. Además, contar con esta subvención cambió la idea que tenían para la quesería: de un negocio pequeñito para una sola persona a un establecimiento más amplio en el que se contratará inicialmente a dos trabajadores.

 

Estos quesos serán un ejemplo de colaboración entre Grupos Leader, pues las primeras remesas saldrán del vivero que ADECUARA y después se venderán en la quesería puesta en marcha gracias a las ayudas Leader a través de CEDESOR. Dos grupos que apuestan de forma decidida por la agroalimentación y el impulso a este sector.

Vivero de empresas agroalimentarias JACA – BIESCAS